TODO parecía indicar que la busqueda de la solución para seguir viviendo en el mar, donde la vida es mas sabrosa, llegaría al hojear ese Periodico.

Uno nunca sabe

El sabor del Café a la italiana en la Plaza Kukulcan se fué transformando en cosa de 10 segundos, entre una mezcla de tinta gris o negra con la de otro sabor, sabor-asombro...por la extra nitida y elocuente fotografía del satelite en el cauteloso recuadro de la página, la cual se evaporaría en mi garganta etereamente para nunca jamás olvidarla...

Era la Wilma o el Wilma (como se escriba)...Así fué el nombre del más devastador...el mas...

(Hombre prevenido vale por dos.. )...

Si...nos impactó en cosa de horas, tal y como en ese momento, en aquel Café caribeño me lo asegurara el mismo HURACAN anunciandose, con su OJO bien abierto...en aquella trayectoria ya muy cercana al punto referencial insignificante de nuestro Polo Turístico, ahora acorralado desde el espacio sideral y en donde des-informadamente me encontraba (por cuarta o quinta ocación) tratando de sobrevivir, pero para seguir disfrutandolo...como siempre.

Si...me la pasé un poco mojado, con algunos momentos de sed, pero no me paso nada.

La cuestión era seguir ahora solo, de mochilero, casi sin plata, con una imágen retorcida del paraiso turquesa que antes conocía muy bien y que unos dias-años después del mega-impacto, sigue siendo algo indescriptible para un comunicador, aún con la cuña ilustratíva del video que aquí les compartí.

Para salud mental de los que se preocupan por nuestro medio ambiente pero que no se han imaginado vivir tal experiencia hasta el fondo...quizas de las tantas imágenes sobre nuestro cambio climático con sabor a indiferencia.

 

SALUDOS.

 

Jorge Ignacio

https://twitter.com/JAPDigit

Noviembre 2011

 

 

Vistas: 152

Respuestas a esta discusión

El día de hoy el paso del monstruoso huracán Patricia resultó benévolo...Un recuerdo vivencial categoría 5

RSS

//Native Infeed //Google Analytics //Google Adsense